Bienvenido a Verum News

Nuestro objetivo es dar voz a todas las personas y poner el mundo a su alcance.
Emprender en VERUM y obtener el 100% de las ganancias.

Comenzar

De confusiones victorianas y caprichos medievales

"Cuando has vivido acostumbrado al privilegio, la igualdad te parece una opresión".

Una de las ya tristemente célebres denuncias civiles que pululan por Facebook llegó a mi inicio ayer y me inundó de rabia, temor, y esa sensación amarga de darte cuenta que la sociedad no ha cambiado nada y que el amor, la paz, y la revolución de la alegría no son más que oscuras patrañas.

Versiones van y versiones vienen pero el núcleo es el mismo: en la estación Carlos Jáuregüi-Santa Fe del subte H, en Capital Federal, había unos militantes repartiendo panfletos a los transeúntes. Hasta acá nada raro, postales de la ciudad a la que nos hemos acostumbrado.

Pero el volante de la discordia es el que pueden leer en la imagen.

Resulta que los militantes en cuestión dicen formar parte de este “Proyecto voz de alto” que proclama valores familiares, complementariedad del hombre y la mujer y toda una sarta de cuestiones dignas de ganar el premio al Mejor Sermón del Año, Edición 1455.

Pero vayamos por partes. Y desde el vamos aclaro que pienso usar un lenguaje que tiende a la inclusión y la instrucción es simple: cuando veas una letra X, rellenala con el pronombre que prefieras. Simple. Prosigamos.

En primer lugar refutemos la idea de que la libertad de expresión te permite decir cualquier barrabasada y salir impune con ella porque “NO VES QUE TENGO LIBERTAD NENA INSOLENTE Y LIBERALOIDE”. Em, no exactamente. En realidad podés decir lo que querés, siempre y cuando no sea un mensaje de odio hacia otrxs grupxs, y además sabiendo que las consecuencias por haber ejercido esa libertad de expresión pueden llegar si tu ejercicio de dicha libertad genera un perjuicio a otrxs. En criollo: si te pasás de rosca y tu mensaje es un claro mensaje de odio y discriminación, no, no podés decirlo.

En criollo al cuadrado: yo lo lamento, pero no pienso respetar un mensaje que le falte el respeto a la existencia de alguien más.

En segundo lugar, aclaremos la pavada de que lxs hijxs se confunden. Los niñxs son muchísimo más piolas que la población adulta en general y gozan de una gran sabiduría para tomarse las cosas con simpleza. A ellxs la explicación de que dos personas se aman les es suficiente y lógica; a ellxs lxs confunden cosas como la división de dos cifras y el sujeto y el predicado. Dos personas se aman, aww qué ternura, fin de la historia, ¿vamos a ver dibujitos?

En lugar de molestar, les sugiero que intenten aprender de sus hijxs, porque su nivel de confusión es nulo al lado del de ustedes.

Tercero. La estación Carlos Jáuregüi lleva ese nombre y esos murales porque honra a un ícono de la lucha del movimiento LGBT+ en Argentina y que presidió y fundó muchas organizaciones de lucha por los derechos de lxs LGBT+. Además fue una de las víctimas del VIH-SIDA en una época en la que los tratamientos no eran lo que son hoy y encima había que aguantar gente retrógrada hablando pavadas y justificando muertes. Tanto prócer polémico tiene una calle a su nombre, ¿y te indignás porque reconocen a un hombre que peleó por los derechos de un colectivo oprimido?

Por favor, traigan otro argumento a la mesa, que tengo hambre.

Cuarto (admito que en este punto tengo rachas de furia y risa contenida al mismo tiempo, porque es enfurecedoramente ridículo). “Ideología de género” es el nombre con el que pretenden faltarle el respeto a las teorías que sustentan tanto la lucha feminista como la lucha LGBT+, pero a nosotrxs nos enorgullece tener perspectiva de género. Si vamos a tener una ideología, tanto mejor si tenemos una que quiere que todxs seamos iguales y tengamos derechos, ¿no? Porque la verdad que si la ideología que tienen ustedes es exclusiva y discriminadora, la nuestra es el paraíso.

Quinto: de la unidad biológica, la heteronorma y las familias “normales” como mito fundacional. ¿Qué es normal si vivimos en sociedad? ¿Qué es el género sino un constructo social que suele no respetar la biología? ¿Qué es la familia sino una unidad social? Si todo lo social está construido, ¿no te parece que en realidad todas esas construcciones están sujetas a cambios?

El cambio es el siguiente: la biología no tiene por qué atar a alguien a una identidad que le genera sufrimiento, la heteronorma no es lo único que existe, y te aseguro que en 22 años de vida no conocí una sola familia normal. Ah, y si hablamos de “imposición social” hablamos de todo eso que USTEDES como grupo dominante y hegemónico pueden imponer. El colectivo LGBT+ no puede imponer nada porque está muy ocupado peleando el estatus de ser humano con derechos. Guardá la hipocresía para el diezmo del domingo por favor y pasemos a otra cosa.

Sexto y último: ¿de qué capricho me están hablando? ¿Acaso es un capricho tener derechos humanos básicos y poder funcionar como una persona más dentro de la sociedad sin aguantar discriminación y agresiones? ¿Es un capricho la igualdad? Entonces soy re caprichosa y voy a hacer muchos caprichitos y muchos berrinches.

Pero de verdad, NO. No es capricho querer derechos: es un DERECHO pedir y tener DERECHOS.

¿Saben lo que sí es un capricho? Querer vivir en el siglo XV y que todxs nos tengamos que ceñir a su moral victoriana putrefacta y no podamos vivir como se nos da la real gana porque SU religión nos lo quiere prohibir. Es un capricho negarle derechos a otrx sólo porque no se ajusta a lo que ustedes conciben normal.

Capricho es fastidiarse ante la igualdad porque se te acaban los privilegios de grupúsculo opresor y lo demás son cuentos.

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...